Search
Close this search box.

QUÉ DEBES ESPERAR CUANDO MEJORAS TU DIETA


Por Stanley S. Bass, D.C.

¿Cuál es la relación de la calidad de los alimentos para recobrarse de la enfermedad? En pocas palabras: cuanto mayor sea la calidad del alimento que comamos, más rápido nos recuperaremos de la enfermedad, con tal de que seamos capaces de digerir y asimilar adecuadamente los alimentos de calidad superior.

A esto debe añadirse el conocimiento: (a) combinación de alimentos adecuada, (b) orden adecuado de comer las diferentes clases de alimentos en una comida (e.j. el alimento que se digiera más fácilmente debería comerse primero, el más complejo el segundo y el más concentrado al final), (c) la cantidad correcta de alimento que debe consumirse (de cada tipo) en la comida, y (d) la hora correcta de comer (cuando se tiene hambre, y no por el reloj).

Cuando la dieta mejora, el cuerpo expulsa las toxinas acumuladas y los tejidos inservibles ¿Qué pasa ahora cuándo una persona sigue estas reglas y hace una decidida mejora en la calidad del alimento consumido? Cosas notables empiezan a ocurrir en el cuerpo (además de en la mente). La asombrosa inteligencia presente en cada célula del cuerpo, la sabiduría del cuerpo en su funcionamiento inmediamente se ponen de manifiesto.

La regla es así de simple: Cuando la calidad del alimento que se introduce en el cuerpo es de calidad superior a la de los tejidos de los que el cuerpo está formado, el cuerpo empieza a hacer un hueco para los materiales superiores que usa para formar un tejido nuevo y más sano. Este es el plan de la Naturaleza -de la evolución. El cuerpo es muy selectivo y siempre aspira a lo mejor, a una salud mejor. El cuerpo siempre trata de producir salud y siempre lo hará, a menos que nuestra interferencia sea demasiado grande. Sólo entonces no nos recuperamos y degeneramos hasta llegar a la enfermedad.

La naturaleza curativa de muchos trastornos como resfriados, fiebres, cortes, inflamaciones y heridas, nos proporcionan ejemplos interminables de cómo el cuerpo tiende hacia la salud -siempre- a menos que hagamos algo para detener el proceso. Cuando se mejora la dieta se producen síntomas de «abstinencia» Comprensión de los Síntomas de regeneración cuando mejoramos nuestros hábitos.

Una de las consecuencias más incomprendidas por muchas personas que empiezan a cuidarse más y a incorporar más hábitos sanos en su estilo de vida, son los síntomas de regeneración y purificación de sus cuerpos. Bastantes personas al cuidarse más esperan resultados inmediatos y sentirse mucho mejor pero la mayoría experimentan síntomas desagradables como diarrea, vómitos, fiebre, orina profusa y oscura, dolor e irritación de las encías, eliminación intensa por las vías respiratorias, lengua pastosa y coloreada, aliento fuerte, dolor muscular, erupciones en la piel, fatiga, delgadez, pesadillas, depresión, etc. Ante este malestar muchas personas se asustan, creen que están desnutridos, que se han equivocado y al cabo de un tiempo vuelven a su anteriores hábitos insanos de vida con mayor intensidad.

Los atracones de comida es algo habitual en muchas personas decepcionadas tras intentar durante un tiempo mejorar la dieta y no comprender los síntomas asociados a la purificación de sus organismos. No comprenden que esos síntomas incómodos son consecuencia de la acción purificadora de su organismo cuya finalidad es regenerarse eliminando intensamente toxinas acumuladas debido a la práctica durante años y años de un estilo de vida insano, y, de esta forma, reemplazar millones de células y multitud de tejidos por otros de mayor calidad y eficacia. En realidad, habría que recibir estos cambios positivos con alegría y entusiasmo, ¡nuestros cuerpos están volviendo a nacer!

Cuando practicamos hábitos de vida sanos como por ejemplo, consumir una dieta acorde a nuestras adaptaciones biológicas, como es la vegetal cruda, compuesta principalmente frutas, bien combinada y en cantidades adecuadas, estamos mejor nutridos, introducimos menos toxinas en nuestro cuerpo y nuestros niveles de energía vital aumentan considerablemente. En estas condiciones idóneas nuestro organismo es capaz de iniciar un proceso de regeneración celular porque tiene más energía y menos toxinas. Expulsará de su economía todo aquello que le perjudique y así poder renovarse. El cuerpo no se equivoca, siempre dice la verdad. Somos nosotros que no le entendemos e interpretamos erróneamente sus decisiones.

Algunos de los síntomas más comunes cuando mejoramos nuestra manera de vivir son:

 Dolor de cabeza: es la señal de alarma del cuerpo avisando sobre la toxicidad interior. La carga tóxica interior se ha incrementado tan rápido que los venenos están circulando en la corriente sanguínea y causan irritación al cerebro y nervios. –  Fiebre: nuestro cuerpo aumenta la temperatura para quemar más toxinas y acelerar el metabolismo, de esta forma, se intensifica la eliminación de impurezas y la purificación interior. –

 Trastorno estomacal y diarrea: podemos tener acumulada en el colon materia fecal que ahora está siendo eliminada. Si la persona lleva años sin consumir frutas y verduras crudas, al recibir ahora más fibra con su dieta cruda, su cuerpo puede necesitar un tiempo de adaptación. Además, es posible que sus capacidades digestivas estén debilitadas debido a hábitos insanos de vida y sea necesario que vaya regenerándose progresivamente. –

 Estreñimiento: una nueva dieta cruda y vegetal puede ocasionar estreñimiento, retención temporal de materias fecales si el organismo está muy debilitado y sus capacidades digestivas deterioradas. En la medida que el cuerpo tenga más energía y menos toxinas, sus intestinos perezosos volverán a una actividad normal desapareciendo el estreñimiento inicial. Pasear y una dieta de frutas y verduras crudas, favorecen este proceso. –

 Pérdida de peso: la pérdida de peso es normal que ocurra cuando se mejora la dieta. Algunas personas se alarman cuando su peso disminuye rápidamente. En la mayoría delos casos, esto no es motivo de preocupación. De 3 a 8 kilos de agua pueden perderse cuando la sal es eliminada de la dieta. En algunos individuos, de 3 a 10 kilos de materia fecal vieja puede ser eliminada a través del colon. El cuerpo también intentará eliminar todo el tejido enfermo en un esfuerzo por reconstruir un cuerpo sano y empezará a añadir tejido sano (fase catabólica). La pérdida de peso puede ocurrir durante 6 meses a un año. Normalmente, se puede esperar pesar alrededor de 10 a 20 kilos menos (o más si hay un exceso de peso muy grande). Pasado ese tiempo el cuerpo pasa a una fase anabólica (constructiva) y normaliza su peso. Estos síntomas indican un aumento de la expulsión de la sustancias de desecho y tóxicas: – En los riñones hay una eliminación de orina oscura y olorosa, acompañada a veces de arenilla o moco. – En los pulmones hay una eliminación de flemas, moco, aliento cargado o con olor dulzón a acetona… – En el aparato digestivo puede aparecer una inflamación de las encías, boca seca, labios secos, lengua pastosa y coloreada, saliva con gusto a tabaco, sal o medicamentos; vómitos, diarreas, gases… – En los genitales puede ocurrir la aparición de flujo vaginal, alteraciones de la menstruación (regla más oscura de lo normal, eliminación de coágulos, adelantos y retrasos en el tiempo), gases vaginales… – En la piel puede haber aumento de la sudoración o al contrario la aparición de piel seca, aumento de la grasa, granos, sarpullidos, descamación, formación de seborrea y caspa en el pelo… -En los ojos puede haber una eliminación que dé lugar a una conjuntivitis y en los oídos a una otitis. Otros síntomas. Las crisis de desintoxicación o la desintoxicación crónica se acompañan normalmente de otros síntomas más o menos molestos: – Molestias digestivas: náuseas, vómitos, diarrea, estreñimiento, «tristeza» en la boca del estómago… – Alteraciones respiratorias: Tos, dificultad respiratoria… – Molestias al orinar: frecuentes ganas de orinar y dolor y escozor al hacerlo… – Cansancio, debilidad general, mareos… – Dolores musculares o articulares… Cambios de carácter: nerviosismo, ansiedad, depresión, intranquilidad, apatía, excesiva sensibilidad, insomnio… Síntomas de interiorización de la energía. Cuando estamos enfermos el cuerpo acelera el proceso de desintoxicación. El organismo aumenta el trabajo de recuperación interiorizando sus fuerzas, restándolas de otras funciones no tan necesarias en este momento. Debido a ello podemos notar: debilidad, fatiga, decaimiento, piel seca, caída del cabello, falta de apetencia sexual, desaparición de la menstruación…

Esta inversión de fuerzas es pasajera y desaparecerá en cuanto descansemos. Por ejemplo, citemos los síntomas de eliminación cuando dejamos de consumir ciertos alimentos y sustancias insanas:  Alimentos animales: Comer alimentos animales crea una condición ácida en el cuerpo. Cuando dejamos de consumirlos, el cuerpo intenta restablecer su condición alcalina natural. Cuando la condición ácida del cuerpo cambia a una alcalina, los síntomas que pueden presentarse pueden confundir al nuevo vegetariano. Los síntomas desagradables cuando el cuerpo empieza a eliminar las toxinas de la carne son los siguientes: un agrio, desagradable hedor puede emitir el cuerpo cuando los ácidos salen o son neutralizados, pérdida de peso, el pelo puede caerse temporalmente, la respiración puede volverse sucia, insoportable, la orina puede estar muy sucia, un penetrante sabor amargo puede que aparezca en la boca, flojedad de los brazos y piernas. Mucha gente confunde estos síntomas desagradables y debilidad con deficiencia proteínica. De hecho, la debilidad es debida al consumo excesivo de proteína de formación ácida en el pasado. Las energías del cuerpo son dirigidas a la neutralización y eliminación de estas viejas toxinas de modo que se puede sentir debilidad general durante un periodo de tiempo. Una vez que las toxinas son eliminadas y se restablece la condición alcalina, la fuerza vuelve a los miembros. El trastorno de un cuerpo muy ácido causado por comer carne puede ser rápidamente superado por una dieta alcalina alta en frutas fresca y verduras crudas.

–  La Sal: Una vez que la sal es eliminada de la dieta y la salud mejora, viejos depósitos de sal en el cuerpo salen a través de la piel y los riñones. Algunas veces la eliminación es tan intensa que una persona puede tener un continuo sabor salado en la boca durante días. La piel puede costrarse al eliminar la sal o puede oler a los condimentos determinados que están siendo eliminados, tales como ajos, cebollas, pimientas, vinagre, etc. La eliminación de la sal puede causar también una subida temporal de la presión sanguínea. Más tarde la presión sanguínea se normaliza. Cuando tomas sal, tienes sed porque el cuerpo demanda más agua para mantener en disolución a la sal y de esta forma dañe lo menos posible a los tejidos, órganos y células. De 3 a 8 Kg. de agua pueden ser perdidos cuando la sal es completamente eliminada de la dieta.

–  Azúcar: La eliminación del azúcar de la dieta puede hacer a una persona sentirse un poco nerviosa e hiperactiva hasta que los niveles de energía se ajustan a una dieta libre de azúcar. Los cambios de humor, sin embargo, son normalmente más reconocidos que cualquiera de los síntomas físicos cuando el azúcar es eliminada. Los adictos a la azúcar refinada pueden sentir periodos de inexplicables depresiones cuando su nivel de azúcar en la sangre intenta corregirse. Con una dieta alta en alimentos vegetales crudos es más fácil normalizar los niveles de azúcar en la sangre y fomentar la tranquilidad emocional.

–  Cafeína y nicotina: Fumadores intensos o bebedores de café pueden experimentar síntomas desagradables cuando dejan su droga y el cuerpo empieza a eliminar las toxinas acumuladas del tabaco y del café: Irritabilidad nerviosa, trastornos emocionales, dolores de cabeza, irritabilidad, una extrema lasitud y agotamiento. La nicotina y cafeína dañan el sistema nervioso y trastornan el sistema vascular. Estos síntomas normalmente disminuyen después de 3 a 10 días de haber dejado de fumar o beber café. Miles de personas han experimentado los mismos síntomas cuando mejoraron la salud. Casi todos los síntomas experimentados son debidos a los esfuerzos del cuerpo de desintoxicarse tan rápido como sea posible.

Dependiendo de la salud, de la energía vital y de los hábitos anteriores, estos síntomas purificadores pueden ser suaves o intensos, durante periodos cortos o largos, temporales o constantes. Mención especial hay que hacer a los medicamentos o drogas de todo tipo. Los medicamentos antiguos que fueron tomados hace muchos años pueden reaparecer en la corriente sanguínea cuando salen de los tejidos adiposos y los órganos. La eliminación de las toxinas de los medicamentos y drogas pueden manifestarse en una serie de erupciones cuando dejan el cuerpo a través de la piel, aliento muy fuerte, lengua coloreada, depresión, pesadillas, alucinaciones, irritación de las encías, fiebres muy altas, etc. La desintoxicación de los medicamentos y drogas puede ser un largo proceso. A parte de mejorar tu dieta, podemos ayudar al cuerpo en este proceso de desintoxicación con: el ayuno y descanso principalmente; el ejercicio moderado es también beneficioso, si nuestras fuerzas lo permiten; dormir y estar libres de estrés lo máximo que se pueda es vital; sol y aire fresco también ayudarán en la desintoxicación. Es importante nunca “curar” cualquier síntoma con medicamentos, lo único que conseguiremos es que reaparezca más tarde con mayor intensidad. Durante este proceso se necesita tanta paz y tranquilidad como sea posible. Es importante cultivar una actitud positiva sobre lo que estamos haciendo y así no sentir como si te estuviéramos castigándonos o que estamos haciendo grandes sacrificios. Estamos recobrando la salud y eso es la recompensa más grande que se puede esperar. Hay que darse cuenta que nuestros esfuerzos sinceros nos darán salud más allá de nuestras expectativas por lo que daremos menos importancia a los trastornos temporales. Todos los síntomas pasarán con el tiempo. El dolor de hoy será un recuerdo mañana. Los trastornos que soportamos ahora significan una ausencia de sufrimiento más tarde. Nos estamos curando a nosotros mismos con valor y sabiduría. ¡Tenemos que alegrarnos mucho!

No juzgue los resultados prematuramente.

Ahora, volvamos a los síntomas que ocurren en el proceso de regeneración. La persona que empieza una dieta mejor, la sigue durante tres días a una semana y luego la deja dirá, «¡Oh! Me siento mejor con la dieta antigua -la nueva me hace sentir débil.» Fracasó porque no dió a su cuerpo la oportunidad de adaptarse y completar su primera fase de acción -la recuperación. Si hubiera esperado un poco más, habría comenzado a sentirse mejor que antes de empezar.

Durante la fase inicial (que dura alrededor de diez días por término medio a varias semanas en algunos casos), las energías vitales que generalmente están en la periferia o parte externa del cuerpo como los músculos y la piel empiezan a moverse hacia los órganos internos vitales e inician la reconstrucción. Esta desviación de gran parte de la energía hacia la región interna produce una sensación de menos energía en los músculos que la mente interpreta como algo de debilidad. Realmente, la energía ha aumentado, pero la mayor parte de ella se está utilizando para reconstruir los órganos más importantes y se dispone menos de ella para realizar el trabajo muscular. Cualquier debilidad que se sienta en esta fase no es una debilidad auténtica, sino simplemente un redesplegamiento de las fuerzas hacia las partes internas más importantes. En este momento es importante que la persona deje de gastar energía, y descanse y duerma más. Esta es una fase crucial y si la persona recurre a estimulantes de cualquier clase, malogrará y desbaratará los esfuerzos regenerativos del cuerpo. Es importante que tenga paciencia y fé y que espere, y después de un tiempo tendrá una fuerza mayor que excederá a la que sentía antes de empezar el nuevo programa. El éxito en la recuperación o en la mejora de la salud depende de la correcta comprensión de este punto -darse cuenta de que el cuerpo está usando sus energías principales en un trabajo interno más importante y no malgastarla en un trabajo externo que requiera movimientos musculares.

Sea prudente -toméselo con calma en esta etapa y relájase. Limítese a seguir con su trabajo y obligaciones sociales hasta que todo haya pasado. A medida que continua mejorando la dieta y aumenta gradualmente la calidad de los alimentos, empiezan a aparecer síntomas interesantes. El cuerpo inicia un proceso llamado «reconstrucción.» La inteligencia celular razona algo como esto -«¿Oh! Mira todos estos excelentes materiales que están entrando. ¡Qué maravilla! Ahora tenemos la oportunidad de deshacernos de esta vieja basura y construir una hermosa casa nueva.

Echemos este exceso de bilis fuera del hígado y de la vesícula biliar y envíemosla a los intestinos para eliminarla. Saquemos este lodo de las arterias, venas y capilares. Estas masas malolientes, gaseosas, y atonta cerebros han estado aquí demasiado tiempo- afuera con ellas. Estos depósitos artríticos en las articulaciones necesitan limpiarse. Quítemos de en medio estos aditivos alimenticios irritantes, las aspirinas, pastillas para dormir y otros medicamentos junto con estas masas de grasa que nos han hecho la vida imposible durante tanto tiempo. Sigamos hasta que el trabajo esté hecho – hasta que tengamos una hermosa casa y de ahora en adelante la mantendremos como una casa modelo hermosa e ideal.»

LAS TRES FASES DEL METABOLISMO (Suma total de las funciones del cuerpo)

Primera Fase: Pérdida de peso drástica Durante la primera fase (llamada catabolismo), el hincapié está en la eliminación, o desintegración del tejido. El cuerpo empieza a limpiar la casa -expulsar la basura depositada en todos los tejidos- por todas partes. Durante este periodo el cuerpo «quita las cenizas del horno con miras a obtener un fuego mejor.» Aquí el énfasis está en la eliminación de las obstrucciones del cuerpo grandes y urgentes. Se eliminan desechos más rápidamente que se forman tejidos a partir de los nuevos alimentos. Esto se pone de manifiesto con la pérdida de peso. Eso persiste durante algún tiempo y entonces viene la..

Segunda fase: Llamada estabilización. En esta fase el peso permanece más o menos estable. Durante esta fase la cantidad de desechos que se eliminan diariamente es igual a la cantidad de tejido que se está formando y reemplazando por alimentos más nuevos y más vitales. Esto sucede después que el exceso de material obstructor en los tejidos ha sido eliminado. Esta etapa persiste durante un tiempo y entonces le sigue la..

Tercera fase: Un periodo de construcción (llamado anabolismo) en la que el peso empieza a subir, aún cuando la dieta sea más baja en calorías que antes. En este momento, la mayoría o gran parte de los desechos que interferían ya han sido eliminados – los tejidos que han sido formados desde que la dieta mejoró en calidad son más duraderos y no se desintegran tan fácilmente. Además los nuevos tejidos se forman ahora más rápido. Esto es debido a que la asimilación ha mejorado y a un incremento en la eficiencia de las enzimas que ocasionaron la recuperación del mecanismo digestivo -hecha posible por dejar de combinar mal los alimentos. La necesidad del cuerpo de las cantidades habituales de alimento desciende y somos capaces de mantener nuestro peso y de tener más energía con menos alimentos. Muchos son capaces de funcionar muy eficazmente con dos comidas al día y al final con una comida al día. A medida que el cuerpo incrementa de forma progresiva su eficacia y disminuye la desintegración del tejido con el ejercicio, necesitamos gradualmente cada vez menos alimento para mentener la vida.

Cuanto más alto sea el porcentaje de alimentos crudos que consumamos, más lento será el ritmo de degeneración del tejido. Un cuerpo enfermo requiere una entrada gradual y cuidadosamente trabajada en esta etapa – en la que se es capaz de vivir con una dieta 100% sin cocinar (cruda). Volviendo a los síntomas que ocurren en un programa de nutrición superior, las personas que han tenido tendencias en el pasado a sarpullidos o erupciones cutáneas recurrentes tenderán frecuentemente a eliminar venenos y medicamentos dañinos a través de la piel con nuevos sarpullidos o erupciones. Si van ahora a un médico que no está familiarizado con este aspecto de la nutrición, lo diagnosticará como una alergia. Se hacen la siguiente pregunta: «¿Cómo es posible que ahora que estoy comiendo mejor que antes esté empeorando?» No comprenden que el cuerpo se está «reconstruyendo.» La piel está cada vez más viva y activa. Está expulsando más venenos con mayor rapidez, ahora que el cuerpo tiene más energía, la cual ha sido ahorrada al dejar de ingerir esas comidas tan difíciles de digerir. Estas toxinas que se están eliminando le están salvando de una enfermedad más grave, que ocasionarían – si las mantiene en su cuerpo demasiado tiempo- el desarrollo posible de hepatitis, trastornos renales, enfermedades de la sangre, enfermedades cardiacas, artritis, degeneraciones nerviosas o incluso cáncer – dependiendo de sus debilidades estructurales.

Sea feliz, está pagando sus facturas ahora en un plan de pago fácil. En el caso de algunos, los resfriados que no han aparecido durante un largo periodo de tiempo pueden surgir ahora, o incluso fiebres. Esta es la manera que tiene la naturaleza de limpiar la casa. Comprenda que estas acciones son constructivas, aún cuando sean desagradables en ese momento. No intente suprimir estos síntomas con el uso de ciertos medicamentos, o incluso con dosis masivas de vitaminas, que actuarán como medicamentos en concentraciones altas. Estos síntomas son la prueba de un proceso curativo. ¡No intente «curar» el proceso curativo! No son condiciones debido a deficiencias de alguna clase o manifestaciones alérgicas -no si está comiendo correctamente en cuanto a la calidad, cantidad, combinación y secuencia. Es en este punto cuando el consejo de un experto es de gran valor. Desgraciadamente hay pocos libros hoy en día que den una orientación completa al lector medio. Intente que un doctor o un educador que tenga la experiencia requerida en la más confusa de todos las materias:la nutrición y su relación con la salud y la enfermedad, le orienten.

La purificación del cuerpo puede ser un proceso largo y continuo, puede estar comiendo perfectamente en cantidad, calidad y observando todas las reglas correctas, y aún tener síntomas. Aquellos que han llevado vidas mejores en el pasado -que han comido alimentos mejores y que han abusado menos de sus cuerpos no comiendo en exceso, tendrán reacciones que oscilarán entre casi ninguna en absoluto, o muy suaves, a síntomas que pueden ser incómodos o agudos. Los que han llevado vidas peores y se han envenenado más experimentarán síntomas más severos si su hígado, riñones u otros importantes órganos de eliminación han sido dañados. Cuando han sido renovados hasta el punto de que puedan funcionar de forma adecuada, ya no producirán síntomas. Los dolores de cabeza pueden ocurrir al principio. También puede tener fiebre, resfriados, pueden salirle manchas en la piel, padecer un corto intervalo de pereza intestinal, tener sensaciones de cansancio o debilidad, quitársele las ganas de hacer ejercicio, sentirse nervioso, irritable, negativo o deprimido metalmente, orinar frecuentemente.

Sin embargo, la gran mayoría de las personas encuentran sus reacciones tolerables y se animan a soportarlas debido a las muchas mejorías que ya han ocurrido y que cada día se hacen más evidentes.

Esto actua como una fuerza inspiradora para ellos. Los síntomas variarán de acuerdo a los materiales que vayan siendo descartados, el estado de los órganos involucrados en la eliminación y la cantidad de energía que tiene disponible. Cuanto más descanse y duerma cuando los síntomas estén presentes, más suaves serán y más rápidamente desaparecerán. Alégrese de tener los síntomas. Dése cuenta que su cuerpo se está volviendo más joven y sano cada día porque está expulsando cada vez más desechos que con el tiempo le habrían provocado dolor, enfermedad y mucho sufrimiento. Los que tienen reacciones sintomáticas peores y siguen adelante hasta que desaparezcan con éxito, están evitando así algunas de las peores enfermedades que al final se habrían desarrollado si hubieran continuado con sus hábitos alimenticios imprudentes.

Finalmente alcanzará un maravilloso estado de salud Aunque la mejora de la calidad de la dieta siga en ascenso, no crea que cada día se sentirá cada vez mejor hasta que alcance la perfección. El cuerpo es cíclico por naturaleza y la salud se recupera en una serie de ciclos que disminuyen gradualmente. Por ejemplo, empieza una dieta mejor y durante un tiempo se siente mucho mejor. Después de algún tiempo, aparece un síntoma, puede tener náuseas durante un día y tener diarrea con heces malolientes. Después de un día se siente incluso mejor que antes y toda va bien durante un tiempo. Entonces repentinamente desarrolla un resfriado, tiene escalofríos y pierde el apetito. Al cabo de dos a tres días (suponiendo que no tome medicamentos o haga alguna otra cosa más al respecto) de repente se recupera y se siente mejor que en muchos años.

Digamos que este bienestar continua durante dos meses, cuando de pronto desarrolla un prurito o sarpullido. Continua sin tomarse nada. Este sarpullido se hace más virulento, empeora y continua durante diez días y de improviso disminuye. Inmediatamente después de esto observa que su hepatitis ha desaparecido y su energía ha aumentado más que antes. El sarpullido se convirtió en una salida para los venenos del hígado que produjeron la hepatitis.

Así es cómo se produce la recuperación, como el DowJones Average al principio de una sorprendente recuperación del mercado. Se siente mejor, una reacción se produce y no se siente bien durante un breve periodo de tiempo. Se recupera y está mucho mejor. Y cada reacción es más suave que la última a medida que el cuerpo se vuelve más puro, cada una de ellas de duración cada vez más corta, sintiéndose mejor que antes y durando más tiempo, hasta que alcance un nivel de vibrante salud. Aquí está relativamente libre de enfermedad y está lleno de una alegría, vida y felicidad incesantes resultado de un bienestar auténtico.

La mente se abre y se expande hacia horizontes más amplios y su alma gritará de alegría. Empieza a amar el mundo, el universo y todo lo que hay en él. Este es el estado natural de la mente -feliz, alegre y en paz con el universo- y sólo puede lograrse cumpliendo las leyes biológicas.

Las primeras leyes que debemos aprender a obedecer son las leyes de la Naturaleza. Debemos aprender a comer alimentos simples, puros y naturales preparados y combinados adecuadamente, y nuestros cuerpos a cambio expulsarán todo lo malo que hemos tomado durante nuestras vidas. En ninguna parte el principio del perdón de los pecados se pone más de manifiesto que aquí -en nuestros propios cuerpos- cuando abandonamos nuestros hábitos alimenticios nocivos y destructores (la profanación del templo del alma). Dios (o la Naturaleza, si le place) nos da una nueva oportunidad para una nueva gloriosa vida.

Todo arrepentimiento debe empezar aquí en el cuerpo, mediante una dieta más pura y alimentos naturales. Entonces, tan sólo le queda tener fé, sentarse y observar lo qué ocurre. Ante sus propios ojos, verá signos diariamnete que le harán maravillarse de esta inmensa inteligencia en funcionamiento que está más allá de su capacidad de comprensión. Los misterios del cuerpo, las operaciones de la Naturaleza, las fuerzas vitales trabajando en la Naturaleza y en el Cosmos sobrepasan lo que nuestras mentes están preparadas para comprender en el momento presente. Todo gran médico o científico que jamás haya existido se quedó fascinado con admiración y humildad ante las maravillas de la Naturaleza. Sí, estamos, «Hechos Terrible y Maravillosamente.» Démonos una oportunidad para experimentar lo que significa estar realmente sanos y vivos plenamente- sentir la alegría de vivir mediante el cumplimiento de las leyes de la Naturaleza (Dios) tal como fueron concebidas para el hombre, comiendo alimentos naturales (normales). En efecto, este el primer requisito para el desarrollo físico, mental y espiritual del hombre.

Reimpreso de HYGIENIC REVIEW
Texto a través de Rolando Diaz

PD:

Próximo Desafío grupal es el 14 de Agosto (7a21 días)


#raw #crudi #crudivegano #plantbased #fruits  #drmorse #Detoxemocional #alimentacionviva #detox #depuracion #detoxificacion #fruta #frutasesvida #higienismo #vegano #higienevital #higienismo #naturismo #vegetariano #transición  #health #amorpropio  #selfcare #vegan 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carrito de compra
Scroll al inicio