Search
Close this search box.

VIOLENCIA


Hay muchas cosas que han sucedido en mi vida que me llevaron a lugares oscuros. Lo que voy a compartir es algo que mucho tiempo se calló en mi entorno y familia, pero con los años aprendí a hablar y expresar mi verdad cada vez más.

Cuando fui niña vive en un hogar violento, dónde mi mamá fue maltratada y violada por su esposo, el papá de mis hermanas menores. Esto se perpetuó por varios años. Yo nunca entendí porque mi mamá a quien amo profundamente permitía esto, tiempo después tuvimos oportunidad de hablarlo y sacarlo a la luz, desde un lugar amoroso y sin condena. El perdón a mi misma, a mi mamá, a mi padrastro me ha ayuda a soltar mucho, ahí sigo pelando las capas de la cebolla.

Tenía este miedo constante de que algo pudiera pasar, que él pudiera explotar y que la casa se volviera un caos, sálvese quien pueda. Esto fue un daño tan profundo que resultó en enfermedad y adicción, de adulta me volqué al alcohol y la comida. Tratando de tapar todo ese dolor y miedo vivido, cargando mi cuerpo de grasa a modo de protección y de adormecer mis emociones, porque sentir dolía mucho.

Sí estas leyendo esto y también has vivido violencia lo mejor es hablarlo sacarlo a luz, en vez de pretender que está todo bien. Las heridas no las sana el tiempo sino el amor y la consciencia. Sí estás en una relación donde hay violencia (física, verbal o emocional), espero puedas entender que esto hace daño a ti y a tus seres amados, incluso tus hijos. Creo que, si es mejor alejar a los hijos de un padre violento, en vez de pensar que van a tener un padre ausente. La protección y seguridad, es necesario para vivir en paz y equilibrio.

Las secuelas que dejó la violencia en mí, van más allá de lo emocional, estrés post traumático, glándulas suprarrenales dañadas, constipación y problemas de tiroides (todas las mujeres de mi familia lo tuvimos) por callar todo eso, por el qué dirán.

Hoy elijo hablar mi verdad, sacar mi voz y decir está vez elijo el amor, cuidar a mi niña interior y sanar de raíz todo aquello que se había tapada y estaba oscuro. Sí esto requiere valentía. Si sana un@, sanamos tod@s.

Mucho amor y compasión en nuestros caminos.

Lu Del Mar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carrito de compra
Scroll al inicio